VENDAJE NEUROMUSCULAR Y FUNCIONAL

Estos vendajes sí se parecen en que su difusión viene a través de su uso en el mundo del deporte, pero luego han saltado a su aplicación a todo tipo de públicos, siendo eficaces en unas patologías y no tanto en otras, aunque a veces, por modas, se utilicen indiscriminadamente para tratar cualquier tipo de lesión.

Sus pocos efectos secundarios y el “efecto llamada” que provoca el que esté de moda pueden hacer que estos vendajes (sobre todo el neuromuscular) se apliquen para cualquier tipo de lesión. Sin embargo, por sentido común, siempre tienen que ser complementarios a otras técnicas de tratamiento, para que la recuperación de la lesión sea satisfactoria.

Vendaje funcional. Características.

El vendaje funcional pretende limitar el movimiento (incluso realizando inmovilización) de forma selectiva. Esto quiere decir que el (o los) movimientos dañinos se limitan, mientras que se permite el resto de movilidad de la articulación. Esto es de gran utilidad en el deporte. Es útil en ciertas lesiones que no requieren reposo completo, sino sólo un reposo selectivo de la zona lesionada. Este vendaje es muy útil, por ejemplo, en esguinces de tobillo o rodilla, luxaciones y otras lesiones producidas en dedos de la mano, problemas de rodilla (problemas de alineación de la rótula, tendinopatías), problemas de inestabilidad de hombro, etc. Estos vendajes permiten, en cierta medida, seguir realizando la actividad deportiva protegiendo la zona lesionada.

Estos vendajes se realizan con cintas de tape, y otros materiales que varían sus características.

 

Vendaje neuromuscular. Características.

   Este tipo de vendaje también recibe el nombre de kinesiotaping. El vendaje neuromuscular utiliza unas tiras especiales, que son duras, resistentes y con un adhesivo muy potente. Esto hace que puedan aguantar sudor, agua, sin alterarse. Se aplica directamente sobre la piel, abarcando zonas musculares, no necesariamente articulares. Aunque también se emplea en articulaciones, provocando limitación o favorecer ciertos movimientos.

El vendaje neuromuscular se aplica de forma completamente diferente al funcional. El neuromuscular utiliza unas bases donde no busca fijar o limitar el movimiento de la articulación. Actúa sobre el músculo, cambiando la información propioceptiva. Corrige la alteración a través de la información que el músculo recibe por cómo está colocada la cinta. La analgesia es uno de los efectos más importantes del Vendaje Neuromuscular ayudando a disminuir el tiempo de recuperación sobre todo en lesiones ligamentosas, articulares y musculares.

 

 

 

 

Volver a TRATAMIENTOS